Cómo Planificar Una Comida y Hacer el Ir de Compras Más Eficiente

Cómo Planificar Una Comida y Hacer el Ir de Compras Más Eficiente

Si eres como la mayoría de las madres, has desarrollado un repertorio de recetas que se han convertido en los favoritos de la familia y estos se mantienen en rotación intensa: Después de todo, cuesta tiempo y dinero probar nuevas recetas que no estás siquiera segura que te vas a gustar.

Pero a decir verdad, lo mismo de siempre se ha convertido en algo aburrido para ti. Quieres probar algunos platos que no has hecho antes. ¿Pero cuando vas a encontrar el tiempo para generar nuevas ideas? Y tú estás casi en piloto automático cuando vas al supermercado con la (aburrida) lista de la compra actual, ¿cómo puedes hacer la planificación de comidas y compras más eficiente? ¡Tenemos algunas sugerencias!

1. Involucra a tus hijos al planificar la comida.

Si no quieres invertir en libros caros, haz un viaje especial a la biblioteca con los niños y deja que ellos seleccionen de cinco a 10 libros de recetas. Rétalos a buscar libros en unas cuantas categorías diferentes, es decir recetas de desayuno (el nuevo libro de cocina, Desayuno de Simetría: 100 Recetas para los Amantes de Cocina será divertido para los niños, y está repleto de recetas con aguacates), almuerzos, meriendas para después de la escuela, y platos de cena. Si tú quieres que ellos aprendan más sobre su herencia cultural, enviálos en una búsqueda de libros de cocina de México o América Latina (Gran Cocina Latina de Maricel Presilla es un recurso fabuloso con cientos de recetas).

Una vez que has llevado los libros a la casa, pon a los niños a trabajar. Diles que hagan una lista de recetas que suenan interesantes y sabrosas. Luego, les das otra tarea para alfabetización y escritura: ¡Haz una lista de compras! Compartiendo la responsabilidad de la planificación de las comidas puede ser divertido y también puede aliviar la carga de hacer todo por tu cuenta.

2. Usa Aplicaciones de Tu Móvil

“¡Hay una aplicación para eso!”

El refrán es cierto: Cuando se trata de la cocina, ¡realmente hay una aplicación para casi todo! Ya sea que esté libre de costo o por un pequeño cargo, puedes descargar aplicaciones que pueden hacer todo excepto cocinar la comida de tu familia y servírsela a ellos.

Hay aplicaciones que te dan recetas que puedes filtrar basada en las necesidades dietéticas y preferencias de los miembros de tu familia: Su Chef, por ejemplo, te permite buscar por dietas especiales (libre de semilla, libre de gluten, y diabéticas, entre otros) y por solo ingredientes (¡aguacates!). How to Cook Everything (“Cómo Cocinar de Todo” en español), una aplicación por el escritor de comida popular, Mark Bittman, cumple su promesa de enseñarte a cocinar cualquier cosa. Además, tiene todo tipo de enseñanzas integradas (habilidades de cuchillo, por ejemplo) y trucos de cocina (cómo pelar ajo), así como un temporizador y una lista de compras personalizada para cada receta.

Si te hace difícil tener unas ideas de comida y quieres una de esas aplicaciones que lo maneja todo menos la cocina, échale un vistazo a Spinning Meals. Comienza por planificar una semana de comidas, desde el desayuno hasta la cena y meriendas, basado en tus gustos y preferencias, y entonces desarrolla tu lista de compras. La app incluso clasifica la lista por sección del supermercado para que puedas entrar y salir rápidamente.

3. Prueba los servicios de entrega.

Es cierto que no todos los presupuestos o cada localidad te permiten probar la conveniencia de los servicios de entrega de comida a domicilio como AmazonFresh, FreshDirect, o Peapod, o un programa de comida pre-empacada como Blue Apron. Pero si tienes muy poco tiempo o simplemente quieres que alguien te ponga todos los ingredientes para hacer una buena comida, estas son las opciones que valen la pena probar. El servicio de caja de comida Chef’d tiene menus de un número de chefs latinos, incluyendo Ana Quincoces, Chris Santos, y Angelo Sosa. Incluso si tú usas estos servicios como un placer ocasional, supliendo tu propio planeo de menú y compras, ellos te pueden aliviar del tiempo y esfuerzo que requiere hacer la comida diaria.

4. Organiza una fiesta de preparación.

¿Has oído las frases americanas que dicen “Muchas manos hacen el trabajo ligero” y “El tiempo vuela cuando te estás divirtiendo”? ¡Son ciertas! Puedes programar un par de horas cada fin de semana a la planificación y la preparación de comidas para la semana por delante. También dar a cada uno un trabajo basado en su edad y capacidad. Mientras que no puedes poner a los niños más pequeños en el trabajo de cuchillo, por ejemplo, pueden pasar su tiempo alrededor de la nevera encontrando los ingredientes que vas a preparar, y pueden ayudar con la medición de ingredientes y el proyecto de empacar los ingrediente ya cortados en los envases de la semana por adelantado. Ponga alguna música alegre, dale a todos un delantal, y ¡manos a la obra!

Need assistance with this form?