Los truquitos de cocina de familia que todo Millennial debe saber

Los truquitos de cocina de familia que todo Millennial debe saber

No hay nada más delicioso y que transmita tanto amor que la comida de nuestras madres y abuelas. Ellas hacen que la cocina parezca fácil porque tienen mucha experiencia. Si quieres cocinar como ellas, estos trucos te ayudarán a sentirte a gusto en la cocina.

1. Si al probar la sazón de una sopa o guisado, te parece que tiene demasiada sal, coloca una papa en trozos. Esta absorberá la sal y tu sopa sabrá perfecta.

2. Para evitar que se humedezca la sal, echa unos granos de arroz al salero.

3. Coloca abundante sal y unas gotas de aceite al agua de las pastas. Así, evitarás que se peguen y saldrán bien sazonadas.

4. Si quieres rallar queso fresco sin inconvenientes, colócalo en el congelador durante una hora envuelto en una bolsa de plástico.

5. Un modo fácil de pelar tomates es hacerles un pequeño corte en cruz en la base y sumergirlos en agua hirviendo por un minuto. La piel se desprenderá con facilidad.

6. Para pelar un diente de ajo, aplástalo con la hoja de la cuchilla. Simplemente apoya la hoja horizontalmente sobre el diente de ajo y dale un golpe firme con la mano y solo retiras la piel.

7. Para elegir un aguacate listo para comer, fíjate que la cáscara sea rugosa y de un verde bien oscuro. Presiona levemente y, si cede sin dejar marca, el aguacate está maduro.

8. Si compraste un aguacate todavía verde, no te preocupes. Para acelerar la maduración, colócalo en una bolsa de papel en un rincón oscuro de la cocina. Checa con frecuencia hasta que alcance el punto de maduración que deseas.

9. Cuando vayas a hacer huevos duros, recuerda dejar que tomen temperatura ambiente antes de colocarlos en el agua hirviente con una cuchara. De ese modo, la cáscara no se romperá en contacto con el agua.

10. Para poder pelar chiles asados con facilidad, retíralos del comal o del horno y colócalos en una bolsa de plástico. Cuando se enfríen, la piel se desprenderá con mínimo esfuerzo. No es recomendable ponerlos bajo el chorro de agua porque no solo barrerá con la piel, ¡sino con el sabor!

11. Si te sobra la mitad de un aguacate, echa unas gotas de jugo de limón sobre la superficie cortada y cúbrela con film de plástico. De ese modo, evitarás que se ponga marrón y se mantendrá fresco por más tiempo.

12. ¡Anímate al arroz! Por cada medida de arroz, utiliza 1-1/2 de agua con sal. Salta el arroz en un poco de aceite hasta que esté translúcido. Echa el agua, lleva a hervir, tapa la cacerola y baja el fuego. A los 15 minutos tienes un arroz perfecto.

¡Ahora te toca mimar a tu mamá y a tu abuela con un platillo hecho por tí! Se sentirán muy orgullosas de ti.

Need assistance with this form?