Cocina Familiar: Recetas Que Los Niños Pueden Hacer

Cocina Familiar: Recetas Que Los Niños Pueden Hacer

No tengas pena en admitirlo: El trabajo de preparar el almuerzo escolar parece más difícil mientras la semana va pasando. ¡Pero no te desesperes! ¡No tienes que ser la única persona asegurándose de que la lonchera se llene cada día! Involucrar a tus hijos en su propia planificación de comidas resultará en algo increíble: los niños encontrarán su comida mucho más excitante y deliciosa.

Además de la ayuda, involucrar a los niños en la preparación del almuerzo también es una oportunidad práctica y muy poderosa para animarlos a que aprendan una habilidad esencial (al final del día, el arte de cocinar es una destreza para toda la vida), así como también, el educarlos sobre conceptos básicos de nutrición.

¿Necesitas algunas ideas para que tus niños comiencen a crear sus propios planes de comidas? Aquí están algunas de nuestras comidas favoritas que los niños pueden hacer de forma independiente o con un poco de tu ayuda.

Sándwiches

Los sándwiches son los almuerzos estándares de escuela, y eso es porque son un alimento sumamente portable. Pero no tienen que ser aburridos, insípidos, o menos nutritivos. Comienza con un pan tostado de grano entero y corta las rodajas un poco más gruesa para que puedan tolerar un poco de humedad. Deja que tus hijos escojan un relleno — y mantén a su alcance sabrosas opciones para reducir el azúcar.

Opta por la mantequilla en vez de margarina por su capa resistente a la humedad (Consejo: mantén la mantequilla en una campana de mantequilla para que no acaben destruyendo el pan). Si prefieres, puedes usar un puré de un aguacate (¿Qué niño no le gusta amasar cosas?!) con una pizca de sal, pimienta, y jugo de limón (para que no se oxide tan rápidamente) en lugar de la mantequilla.

Por último, añade algo de proteína. Puede ser un queso suizo o rodajas de pavo, que ahora están disponibles sin nitratos demasiado salados.

El paso final es el que tus hijos encontrarán más divertido! Permite que corten sus sándwiches de una forma divertida, usando cortadores de galleta de gran tamaño. Mantén una variedad de estos en la cocina para que el almuerzo siempre sea un poco diferente y emocionante!

Enrollados

Cuando has agotado tus ideas para bocadillos, el enrollado es un buen Plan B. La parte divertida aquí es en la fabricación, y si lo haces lo suficientemente sabroso, el comer va a ser una experiencia sin igual! Ten todos tus rellenos listos para preparar: queso rallado tipo cheddar, hojas de espinaca, pepino en cuadritos, aguacate picado, y pechuga de pollo en cubos son opciones fantásticas. Sólo asegúrate de evitar trocitos de tomate o cualquier cosa que sea demasiada jugosa, o terminarás con una envoltura empapada.

Toma una tortilla de trigo integral (que se enrolla más fácil que el maíz) y pon un poco de mostaza a lo largo de un lado y mayonesa en el otro lado. Luego, deja que los niños pongan sus propios rellenos, asegurándote que incluyan por lo menos un vegetal junto con sus proteínas de la capa. Una vez que termines, es hora de enrollarlo (sólo que no llenen los rellenos demasiado o no rodarán fácilmente). Ahora solo queda cortar cada cilindro de 3″ de largo y empacarlo en un contenedor .

Sushi

Sushi es una manera fantástica e interactiva para incluir a los niños — a ellos les encantan la naturaleza adulta de esta comida. En muchos casos, el sushi vegetariano es la manera más accesible para introducir a los niños a un almuerzo que los hará las estrellas de tu mesa.

Tendrás que invertir en esteras rodantes para sushi; estas se pueden comprar en línea o en una tienda de cocina japonesa. Además, tendrás que hacer algunos trabajos preparativos, incluyendo el lavado y el cocido de algún arroz para sushi japonés (la proporción de agua de arroz es de 1:1).

Deja que el arroz se enfríe un poco antes de agregar un poquito de vinagre de arroz dulce.

Ahora, llame a los niños! Deje que pongan el arroz en la estera rodante y cubrirla con una hoja de nori (algas secas) antes de colocar algunas verduras crujientes (zanahorias y pimiento rojo cortada en cerillas) y aguacate (para cremosidad) en el centro. Finalmente, agregue con un toque de mayonesa y envuélvalas, ¡y listo!

Guacamole

El guacamole es el alimento predilecto de la fiesta, y de seguro el predilecto para niños de todas las edades. En vez de comprar el guacamole en el supermercado, convierte este en un ejercicio divertido para el grupo, y verás que no hay regreso después de esto! El cortar es mínimo; de hecho, solamente algunos cuadritos de cebolla morada y cilantro requieren habilidades de cuchillo.

El resto de la elaboración del guacamole es súper fácil para los niños. Corta por la mitad dos o tres aguacates maduros y elimina sus semillas. El próximo paso es sacar la cascara del aguacate y llamar a las tropas. Mientras alguien está en el deber de maceración (un machacador hace maravillas — solo mantén la masa gruesa), debes tener a otro voluntario para extraer el zumo de dos limones. Añade la sal, la cebolla roja, y el cilantro; luego, mezcla todos los ingredientes. Coge algunos chips de tortilla de buena calidad y empácalos por separado para que no terminen empapados antes de mediodía.

Los alimentos fáciles y rápidos para niños no necesitan ser insalubres o envueltos en plástico. Cuando se hace un esfuerzo en equipo, todo el mundo quiere un trozo del premio, y esa es una fórmula ganadora!

Need assistance with this form?