Convence a Tus Hijos a Comer Frutas y Vegetales

Convence a Tus Hijos a Comer Frutas y Vegetales

Ponlos a cargo de la planificación de comidas, y muchos de nuestros niños alimentarían a la familia una constante dieta de macarrones y queso o croquetas de pollo. ¿Suena como tus hijos? ¡No estás sola! A muchos padres se les hace difícil hacer que sus hijos coman cualquier fruta o verdura, mucho menos la porción diaria recomendada. Pero como las frutas y vegetales proveen nutrientes esenciales, es importante seguir tratando. Te ofrecemos algunas maneras de animar a tus niños a comer más de estos alimentos de una manera regular.

¡Disfrácenlos!

Es cierto: Los niños son expertos en la detección de las verduras, no importa la forma en que están, pero si tú haces un puré o rallas las verduras y las mezclas en otros platos, es posible que tengas éxito añadiendo una porción secreta de vegetales. La licuadora será tu mejor amiga en este esfuerzo.

¡Sé creativa! Agrega zanahorias o coliflor en la licuadora hasta que estén suaves y añádelas a los macarrones y queso; esto le dará una infusión de vitaminas y fibra a un platillo que regularmente es alto en carbohidratos. Añadir calabaza, camote, o frijoles le dará a la sopa una textura más espesa y más robusta, y así asegurarás que tus hijos obtengan las porciones recomendadas.

También puedes incorporar algunas verduras en postres, ¡ya que tus hijos no se imaginan encontrarlos ahí! Calabacín rallado dentro de un pastel de chocolate es prácticamente imperceptible, y tarta de aguacate es un sabroso manjar que ofrece una buena carga nutritiva. Puedes agregar algunas bayas o un plátano y un aguacate en un batido por la mañana junto con un yogur, o probar sabores más exóticos como un batido de remolacha y piña.

El método de “disfrazar” asegura que tus hijos obtengan porciones extras de verduras, sin embargo no es útil en cuanto a la enseñanza de buenos hábitos alimenticios, así que según ellos crezcan, asegúrate de hablarles sobre la importancia de comer una variedad de alimentos, incluyendo muchas frutas y verduras.

Adórnalos

Las salsas y los dips son tus armas secretas, convirtiendo los platos de verduras que tus niños rechazan en deleites que pedirán una y otra vez. La coliflor o brócoli con queso son mucho más atractivos para los niños que las verduras servidas solas. Contently 2 Vegetales crudos y crujientes servidos con un dip de hummus o guacamole traen diversión a la hora de comer estos alimentos.

Ofrece los Favoritos

Incluso los niños que dicen odiar las verduras generalmente toleran algunas, así que pregúntales qué frutas y verduras les gustan y no olvides incluir uno de sus favoritos cuando estás agregando uno nuevo o uno de los menos preferidos. Cuando le presentes a los niños una fruta o verdura que nunca han probado, anímalos a tomar un bocado, pero no los obligues a limpiar su plato. Después de probarlos varias veces, es posible que comiencen a gustarles.

Trata una Técnica Nueva

¿Siempre cocinas las verduras del mismo modo? ¡Quizás éste es el momento de probar una nueva técnica! Si hierves las verduras o las cocinas al vapor, entonces trata de asarlas. Las verduras asadas suelen ser más sabrosas y pueden ser más atractivas que los mismos alimentos que se cocinan de forma diferente.

Mantenlos Accesibles

Mantén las frutas y verduras fácilmente accesibles y haz que sea más difícil acceder a bocados menos nutritivos. Un tazón de frutas sobre la mesa, zanahorias crudas, apio, guisantes, y pepinos previamente lavados y cortados, listos en la nevera, hace que sea más fácil para los niños escoger bien a la hora de la merienda. Aguacates en cubos y guacamole y chips son otros aperitivos rápidos y fáciles que los niños pueden agarrar y comer sin preparación (o presión) por parte tuya.

Involucra a los Niños

Involucra a tu hijo en la planificación del menú, en la compra, y la preparación de alimentos. Los niños que dan su opinión y que ayudan en la cocina se sentirán más involucrados y estarán más motivados a cooperar a la hora de comer. También puedes hacer las comidas familiares más divertidas con proyectos como hacer tu propia pizza. Incluso podrían “construir su propio” bar de tacos o tostadas, presentando una variedad de vegetales en pequeños recipientes que ellos mismos pueden escoger.

Dar el Ejemplo

Lo más importante que puedes hacer es dar un buen ejemplo al comer una dieta variada. Asegúrate de que vean a tus hijos comiendo una variedad de coloridas frutas y verduras y disfrutando al comer estos alimentos. Aunque puede llegar a ser frustrante cuando los niños se niegan a comer lo que les sirves, es importante mantenerse positivo y no convertir la mesa familiar en un campo de batalla. Continúa ofreciendo una variedad de comidas sabrosas y saludables y si aún así los niños se resisten, es probable que con el tiempo sigan tus pasos.

Need assistance with this form?